Scroll to Top

Te aseguro que no hay nada más desagradable, al menos para mí, que esté lloviendo y te queden los pies completamente mojados. Sí, ya sé, el paraguas, pero nuestros pies y sobre todo si la lluvia es torrencial, cómo últimamente está pasando, quedan totalmente indefensos y al descubierto. Por ello lo mejor es hacerse con unas botas de agua. Y hay de todos los precios...